ptc_windchill_11

Los Smart Connected Products y el Internet of Things están teniendo un gran impacto en los distintos procesos de las empresas fabricantes. Uno de los puntos en los que suponen una revolución es en la gestión de la calidad, ya que permiten hacer un seguimiento del producto tanto dentro de la empresa com una vez ya está en casa del cliente.

Gracias a los sensores, software y conectividad que incorporan, los Smart Connected Products pueden hacer llegar datos sobre su rendimiento de una forma continua a los fabricantes. De este modo, éstos pueden corregir posibles problemas en el mismo producto o usar esta información para el proceso de desarrollo de la siguiente generación. Así, la información que los productos inteligentes hacen llegar a sus fabricantes se convierte en un valioso activo para la innovación y el desarrollo de nuevos productos. Además, con los datos que les llegan los fabricantes son capaces de predecir fallos y por lo tanto de hacer un mantenimiento preventivo — y en muchos casos remoto si se trata de software — que les permite ahorrar costes a la vez que ofrecen un mejor servicio al cliente. Al anticiparse a los problemas, el fabricante consigue resolverlos antes de que el producto deje de funcionar mejorando la experiencia de usuario.

Estas capacidades de conexión de los productos inteligentes permiten ir más allá con la llegada de nuevos modelos de negocio como el Product-as-a-Service (PaaS) o Producto como Servicio. Esta nueva forma de vender productos es el desencadenante de la Economía de Resultados o Outcome Economy, un nuevo modelo económico en el que se dejan de vender productos para vender resultados, unos resultados que se consiguen mediante los productos fabricados por las empresas. Lo que cambia es la propuesta de valor y el beneficio que se vende al cliente orientando las empresas hacia los servicios, en este nuevo entorno un fabricante de motores de avión dejaría de vender motores para vender vuelos libres de retrasos gracias a la fiabilidad y mantenimiento preventivo de sus motores, al final lo que produce la empresa siguen siendo motores pero vende un valor añadido más allá del producto físico.

Para que este modelo realmente funcione, se necesitan productos de calidad y para crearlos, las herramientas adecuadas. PTC Windchill 11 es el primer PLM adaptado a la era del IoT y los Smart Connected Products, en Integral Innovation Experts somos distribuidores de esta solución para ayudar las empresas a adaptarse al nuevo entorno industrial, si necesita más información o tiene cualquier duda puede ponerse en contacto con nuestros especialistas aquí.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.