El IoT (Internet of Things) y los Smart Connected Products están revolucionando los procesos industriales, hasta el punto que las empresas de Manufacturing han tenido que cambiar la forma en las que diseñan, producen y venden sus productos. Ante esta situación hace falta un cambio en las herramientas que gestionan el ciclo de vida de los productos (PLM), ya que si cambian los procesos, el software debe adaptarse para seguir estando a la altura.

Actualmente ya no se trata de añadir conectividad a los productos y activos existentes en las empresas, sino de  diseñarlos con la conectividad como una de sus principales características. Esto supone un gran reto para la evolución del software de gestión de ciclo de vida del producto o PLM (Product Life Cycle Management), ya que  este tipo de programas hoy en día se centran en los estadios más tempranos de la vida del producto, como el diseño o el desarrollo, pero en el nuevo paradigma el resto de fases, como el servicio postventa, ganan protagonismo.

Gracias a las nuevas capacidades de conectividad, la relación de los Smart Connected Products con las compañías que los producen no acaba en el momento en que son vendidos al cliente final. Estos productos, fruto del IoT, son capaces de recoger múltiples datos que envían a aplicaciones Cloud que el fabricante almacena. Estos datos pueden servir para continuar ofreciendo servicios funcionales al cliente, así como para recoger datos sobre el estado del producto. Un punto clave para el fabricante, ya que le permite hacer un mantenimiento preventivo del dispositivo y ser capaces, de esta manera, de solventar incidencias de forma remota.

Un ejemplo de los beneficios que puede aportar esta tecnología podría ser el siguiente: si un técnico tiene que desplazarse a casa del cliente por una avería, se podría hacer un diagnostico previo y  solucionar el problema en un solo viaje. De este modo, se ahorra en tiempo y costes a la vez que se da un servicio de mayor calidad al cliente. Asimismo, estos datos sobre el uso y rendimiento del producto pueden servir al fabricante para mejorar el diseño de sus futuros productos.

Como conclusión, podemos decir que el ciclo de vida de un producto ya no se limita a diseñar un producto, producirlo y venderlo, sino que se extiende durante sus años de uso por parte del cliente. Gracias al IoT las empresas ya pueden hacer un seguimiento exhaustivo del rendimiento de sus productos y beneficiarse de los datos que estos aportan, mejorando así el servicio al cliente. El PLM, por lo tanto, deberá adaptarse a la nueva manera de diseñar, fabricar y vender.

En Integral PLM Experts queremos que nuestros clientes sean los mejores, por eso les ofrecemos PTC Windchill, la solución PLM de PTC, el fabricante de software que gracias a ThingWorx se posiciona como uno de los líderes en plataformas de IoT.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.