Las tendencias no solo cambian los hábitos de consumo, sino que, desde ya hace un tiempo, también están cambiando la manera en la que diseñamos y desarrollamos productos. Si tu empresa está funcionando de la misma manera que hace 10 años, posiblemente esté frente a una gran amenaza, ya que corre el riesgo de ser superada por otras más ágiles que, o llevan menos tiempo en el mercado y tienen menos lastre, o aprenden más rápido a adoptar las nuevas herramientas o se adaptan más fácilmente a las nuevas tendencias.

Así pues, adoptar las últimas tendencias del mercado y tenerlas presentes, podría otorgar a tu compañía, y a sus productos, un valor añadido que les haga ser más atractivos, diferenciándose significativamente de la competencia.

A continuación presentamos 3 tendencias modélicas que tu empresa debería adoptar, si quiere permanecer puntera a los nuevos tiempos:

FABRICACIÓN ADITIVA CON IMPRESIÓN 3D:

Si es cierto que la impresión 3D existe desde los 80, su popularidad ha ido aumentado considerablemente en esta última década, gracias al descubrimiento de nuevas tecnologías de adición y nuevos materiales fungibles que nos permiten modelar la realidad al golpe de click.

A continuación os listamos algunos de los beneficios que aporta esta tecnología:

  • Uno de los mayores beneficios de la impresión 3D es la inmediatez. Si necesitas una pieza, la diseñas, la mandas a la impresora y en unas horas la tienes realizada. Sin siquiera tener que moverte de la misma habitación.
  • No necesitas intermediarios, es decir, no hay que estar a la espera de terceros.
  • Las piezas móviles se pueden imprimir directamente en los productos.
  • Los costos de los consumibles son más baratos.
  • Las piezas pueden ser bastante más ligeras y durables.
  • La impresión 3D permite crear prototipos más rápidamente sin la necesidad de utilizar herramientas para procesar la pieza final.
  • Con la impresión 3D es más fácil y barato introducir cambios a lo largo del proceso de desarrollo.

IoT (INTERNET OF THINGS):

Si tenemos en cuenta que en 2020 se prevé que habrá alrededor de 20 a 30 mil millones de dispositivos conectados a internet, parece una opción bastante certera empezar a plantearse de qué se compone esta nueva tecnología y qué podrá aportar a nuestra organización.

Con la IoT es posible mejorar la calidad percibida de los productos, gracias a los servicios extras que pueden entregarse y a incrementar la agilidad de los procesos productivos. Pero en ambos escenarios, uno de los beneficios comunes más significativos que podemos destacar es la anticipación. Por un lado, permite monitorizar, remotamente, los usos y defectos de los productos y anticiparse a las necesidades latentes de los consumidores; por otro, la supervisión unificada, en tiempo real, de procesos, permite detecciones anticipadas de los fallos y errores, previniendo, de esta manera, las correcciones ágiles. Con estas adopciones, la aplicación de nuevas tecnologías en el sector fabricación permite a muchas empresas devenir un modelo de implantación con el que ganar competitividad frente a su competencia directa.

Así mismo, cabe destacar que, otro de los grandes problemas con el que se están encontrando las organizaciones, es que muchas empresas deciden desarrollar numerosos aplicaciones para la  gestión de documentación del ciclo de vida del producto, para la gestión de la fabricación, entre otros, pero, no obstante, no perciben que estos sistemas adolecen de un buena forma de comunicarse entre sí. En este caso, una plataforma IoT transversal sería capaz de actuar de bus de servicio con el que modelar la intercomunicación entre los diferentes sistemas.

REALIDAD AUMENTADA:

Si gracias a los modelos CAD tradicionales, ya podíamos ver cómo serían nuestras piezas finales y simular sus características térmicas, mecánicas, etc. antes de que existieran, ahora, con la realidad aumentada, podemos ver lo que tenemos frente a nosotros aunque sea imperceptible para el ojo humano, pues nos permite sobreponer imágenes generadas o datos capturados, impostados sobre objetos físicos y, así, verificar de qué forma están operando en contraste al modelo que diseñamos.

Algunos de los beneficios más significativos que aporta esta tecnología son los siguientes:

  • Gracias a la realidad aumentada, podemos ver cómo serán y cómo interactuarán los productos, en ambientes reales.
  • Las formaciones a técnicos y usuarios podrán ser mucho más precisas y detalladas, así como, las instrucciones de montaje o mantenimiento de un producto.
  • Por último, cabe destacar el aumento de la interactividad y la mejor experiencia para el usuario, en el proceso de venta, ya que el comercial podrá mostrar el producto virtual en un entorno real.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.