Las necesidades de las empresas cambian con la introducción de nuevas tecnologías en su flujo de trabajo, la impresión 3D no es una excepción a esta norma. Se puede decir que la fabricación aditiva ya es una tecnología bien asentada en las empresas, con el tiempo se han encontrado cada vez más aplicaciones para esta tecnología. Puede que inicialmente se adquiriese un sistema de impresión 3D para el departamento de ingeniería pero que, en la actualidad, el equipo de marketing también esté demandando su uso para la ideación de nuevos productos.

Las impresoras 3D se están convirtiendo en un recurso cada vez más demandado por los distintos departamentos dentro de las empresas que necesitan responder a esta demanda. La solución puede parecer fácil, se compra otra impresora 3D y ya está. En esencia, esa es la solución, pero no basta con simplemente adquirir otro equipo, esta nueva máquina tendría que poder trabajar con el mismo material y sistema de trabajo que el resto de impresoras de la empresa. Si no es el caso se gastarán más recursos en filamentos de impresión, licencias de software, tiempo de formación del personal para aprender a utilizarla y será imposible coordinar los flujos de trabajo de forma eficiente. Para conseguir la máxima eficiencia y sacar el mayor partido de la inversión ha surgido el concepto de granja de impresión 3D. Se trata de una solución que ofrece distintos equipos de impresión 3D capaces de imprimir de forma simultánea y coordinada. Con ello, se podrán tanto imprimir piezas de gran tamaño divididas en distintas partes sin tener que esperar a que acabe una para producir la siguiente y distintos trabajadores y/o departamentos podrán tener acceso a este recurso. Además, estas soluciones suelen tener un precio más ventajoso que la compra de los equipos por separado y se pueden beneficiar de descuentos por volumen en la compra de material.

Otra de las características clave de las granjas de impresión 3D son las capacidades de conectividad de los equipos. Entrando de lleno en la era de la Industria 4.0 se trata de impresoras 3D capaces de conectarse a través de la red para poder ser controladas de forma remota desde ordenadores o dispositivos móviles. Esto permite configurar colas de impresión de forma coordinada en toda la empresa consiguiendo un flujo de trabajo colaborativo y eficiente. Esta solución también es perfecta para los centros educativos que a veces cuentan con tan solo un equipo para toda la institución. Con las granjas de impresión 3D se democratiza el uso de esta tecnología en las aulas.

En Integral 3D Printing somos especialistas en impresión 3D y ofrecemos las soluciones más avanzadas del mercado. Contamos con los equipos entry level de MakerBot que cuentan con la última tecnología de conectividad y los sistemas de impresión 3D profesionales de Stratasys. Se pueden combinar ambas soluciones ya que los últimos equipos de Stratasys tienen capacidades de conectividad y los sistemas de ambas marcas pueden trabajar con el mismo software, GrabCAD. Si tiene cualquier duda o necesita más información puede ponerse en contacto con nuestros expertos aquí.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.