Una de las peores cosas que le puede ocurrir a un producto es que deje de funcionar cuando ya está en casa del cliente, en uso. Desafortunadamente, esto ocurre con más frecuencia de lo que nos gustaría – en todas las industrias. El tiempo de inactividad no planificado debido a un producto que falla puede provocar la pérdida de producción, ingresos y clientes infelices. Con el fin de mantener a los clientes contentos, los fabricantes deben ser capaces de identificar problemas potenciales con los productos en uso antes de que el cliente comience a experimentar problemas.

El Análisis Constante consiste en supervisar, probar y analizar continuamente el producto en uso. Esto no sólo permite detectar automáticamente problemas potenciales y ofrecer correcciones más rápidamente, sino que le permite utilizar datos de uso real para mejorar la satisfacción del cliente e identificar nuevas oportunidades de ventas. El Análisis Constante, puede ayudar a su organización a superar a la competencia aumentando la cuota de mercado y la rentabilidad a través de la innovación continua en productos perennes.

Una de las formas en que el Análisis Constante puede ayudar a mejorar es permitir una mejor comprensión de los problemas de calidad o de servicio. El hecho de analizar el rendimiento de un producto en uso puede ayudar a prevenir incidencias y actuar antes de que los problemas ocurran dando un mejor servicio al cliente.

Pero el Análisis Constante no sólo beneficia al servicio cuando el producto ya está en uso. También puede ser útil durante las primeras etapas del ciclo de vida del producto, durante su desarrollo. Al analizar el comportamiento de productos similares en uso, es posible probar nuevos conceptos basados en un nuevo producto. La idea es poder incluir en los escenarios de prueba productos que ya están con los clientes, en su totalidad o en parte, al pensar en introducir nuevas opciones, nuevas variantes y nuevos productos. De hecho, el despliegue del Análisis Constante debe considerarse una extensión del proceso de prueba de su organización.

Mientras que el Análisis Constante está empezando a ser explorado como parte de la estrategia a largo plazo de muchas organizaciones, hay pasos que se pueden hacer en el corto plazo para conseguir acercarse a este resultado. Al capturar y coordinar todos los datos y procesos en una definición de producto digital integrada, que permite el acceso universal a datos en toda la empresa y reemplazar los supuestos con datos del mundo real con el Análisis basado en el rendimiento, puede comenzar a comprender mejor sus productos, procesos y sistemas. El primer paso clave para poder supervisar continuamente sus productos.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.