internet_de_las_cosas_industrial

El Internet de las Cosas está cambiando tanto el panorama de los productos de consumo como el industrial y es en este último en el que está ejerciendo una mayor incidencia. El IIoT o Industrial Internet of Things, es un mercado complejo e invisible a los ojos de la mayoría de personas fuera del sector industrial pero se trata del campo en el que el Internet de las Cosas puede tener un mayor impacto.

Uno de los motivos por los que los beneficios del Internet de las Cosas Industrial puede pasar un poco desapercibidos es porque afecta a muchas áreas de distintos tipos de empresas como la cadena de suministros, sistemas de energía, fábricas, tuberías o infraestructuras ferroviarias. En las empresas fabricantes el IIoT optimiza el funcionamiento de la maquinaria, minimiza el tiempo de los parones, reduce los residuos e incrementa la seguridad, todo esto se traduce en algo que si es visible y entendible para todo el mundo, una mayor eficiencia que conlleva menos riesgos y ahorro económico. Es en estos términos económicos de ahorro de costes y aumento de beneficios en los que los beneficios antes mencionados se hacen entendibles para la mayoría de personas ya que, al final, es el objetivo que persiguen las empresas.

Otro de los motivos de invisibilidad de la revolución es la localización de los sensores, los productos conectados para el hogar suelen tener un sensor mientras que una locomotora inteligente puede tener unos 250 y enviar millones de inputs de datos cada hora. Pero la visibilidad no es la misma, no se entra en contacto con los sensores de una locomotora o una central eléctrica. Además, la Cuarta Revolución Industrial se está produciendo en múltiples sectores de forma simultánea, se está aplicando al sector médico con funcionalidades como el seguimiento de pacientes, en las fábricas para mejorar su eficiencia, en las compañías eléctricas para regular el flujo de energía necesario entre otras múltiples aplicaciones. Esto genera una visión fragmentada de una revolución que tiene un origen común, el Internet de las Cosas Industrial, las mismas personas implicadas en un proyecto de IIoT en un sector pueden no ser conscientes de la aplicación de la misma tecnología en otras industrias.

Un tema del que se habla y escribe mucho referente al Internet de las Cosas es la seguridad, muchas veces se trata la seguridad a nivel de la información de los consumidores y las empresas, pero en el IIoT no solo está en juego la información, también está en juego el funcionamiento de fábricas o hasta vidas humanas. En un mundo en el que viajemos en aviones y trenes inteligentes, estos serán susceptibles de ser hackeados y hay riesgo de que puedan ser controlados remotamente, por eso la seguridad es vital en este nuevo mundo conectado más allá de la información sobre los consumidores que se pueda conseguir.

Por lo tanto, el Industrial Internet of Things aunque pase desapercibido para la mayoría de personas tiene y tendrá un gran impacto en sus vidas más allá de las nuevas funcionalidades de los productos de consumo.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.